Diferencia entre emprendimiento y emprendimiento social

La tasa de actividad emprendedora ha crecido en España hasta el 5,7%. Este dato es positivo respecto a otros años, pero la cifra aún se encuentra lejos de la media europea, establecida en el 8%. De hecho, España es el segundo país menos emprendedor de la UE, según un informe del Foro Económico Mundial y el Observatorio Global de la Actividad Emprendedora. ¿Por qué? la burocracia y las dificultades de financiación siguen siendo un lastre para aquellos que optan por el autoempleo.

Emprendimiento

Emprender, una verbo que últimamente está en boca de todos. La realidad es que pocos comprenden el valor social del término. Todo el mundo tiene ideas. La mayoría son buenas y posibles. Pero ahí no queda la cosa. Lo que diferencia a un emprendedor de una persona corriente es que un emprendedor está dispuesto a realizar el enorme esfuerzo que supone pasar de una idea a una empresa.

La idea es el punto de partida, el factor diferenciador. Una empresa siempre nace de una idea. Y esta puede ser producto de la casualidad o la resultado de un proceso de análisis. Lo importante son los pasos previos que se adoptarán para que esa idea se transforme en un negocio viable. Ser emprendedor es encontrar una idea de negocio y llevarla a cabo. Pero el esfuerzo y la constancia son casi más importantes que la idea.

El término emprendedor, del francés entrepreneur, es usado para referirse a un individuo que organiza y opera una o varias empresas, asumiendo cierto riesgo financiero en ello. Aunque es cierto que en la concepción moderna hemos cambiado el término riesgo financieros/ económicos por innovación.

La principal diferencia entre emprendimeinto y emprendimiento social está básicamente entre los dos conceptos subyacentes a cada definición: oportunidad y solución. Mientras la oportunidad tiene que ver con perseguir algo, la solución parte de una actitud proactiva y servicial. La primera tiene como fin último la utilidad individual, la segunda la generación de valor colectivo.

Emprendimiento social

El emprendimiento social consiste en utilizar un modelo de negocio empresarial con la idea de satisfacer las necesidades de la sociedad. Es decir, el emprendedor social, a través del emprendimiento social de una empresa, pretende utilizar las estrategias del mercado y generar beneficios para alcanzar un fin social.

Los proyectos que englobamos dentro de emprendimiento social suelen contener algunos elementos en común:

  • Creación de valor social
  • Uso principios y herramientas empresariales
  • Soluciones innovadoras a problemas sociales
  • Cambio social

Aunque esos elementos pueden estar presentes en la provisión pública de servicios sociales, en el emprendimiento convencional capitalista o en fundaciones y ONG, la empresa social seguiría una lógica que no encaja exactamente en ninguno de esos formatos.

Las empresas que, con diferente tamaño, forma jurídica y ámbito de actuación, han utilizado el mercado para alcanzar un objetivo de cambio social. Ya que la creación de valor social puede entenderse como el fin último y la razón de ser del emprendimiento social, pero usando para ello herramientas y conceptos típicos de empresas convencionales, es decir, típicamente guiadas por la creación de valor económico como objetivo primario.

Lo que direfencia a un emprendedor social ya lo tratamos en el artículo sobre sus características, pero quizás valdría la pena centrarnos en el concepto de empresa social y qué le diferencia.

Características de la empresa social:

  1. Carácter participativo, fomentando e incentivando la participación de uno o varios grupos de ciudadanos.
  2. Beneficiar a la comunidad como principal objetivo. La prioridad principal de una empresa social no es la obtención de beneficios y su propio lucro. Su mayor interés pasa por la satisfacción y obtención de un beneficio pero para un grupo concreto de la sociedad.
  3. Distribución de beneficios limitada. Los beneficios no son el principal objetivo de las empresas sociales.
  4. Garantizan la igualdad de oportunidades, evitando cualquier tipo de discriminación, ya sea por sexo, raza, religión, etc.
  5. La empresa social se basa, sobretodo, en la fuerza del trabajo, más que en el capital.
  6. Promueven la innovación económica y social.
  7. Se basan en financiamiento mixto.  Su objetivo prioritario es el de la autofinanciación y reducir, de esa manera, la dependencia económica.

Un emprendedor social es ante todo un emprendedor. Por lo tanto, es una persona que, ante la detección de una oportunidad, responderá activamente creando una empresa. Lo principal está en su detección y dónde pone el foco de atención.

Entonces, ¿Emprendemos?

Queremos Conocerte

No hay comentarios

Publica un comentario

¿Te apuntas a cambiar el mundo?
Únete a la comunidad del impacto positivo

Haz clic aquí para mostrar la cláusula LOPD

De acuerdo con L.O. 15/99 de 13 de dic. y Ley 34/2002 de 11 de julio de LSSI, se informa que los datos correspondientes a nombre y mail que nos facilitas para suscribirte a nuestro boletín formarán parte de un fichero de datos denominado COMUNIDAD SOCIAL NEST e inscrito en la Agencia Española de Protección de Datos. El titular del fichero es FUNDACIÓN SOCIAL NEST con CIF G-98748510, y tiene la finalidad remitiros información de interés relacionada con los servicios prestados, con nuestra actividad o con la de nuestras entidades asociadas a nuestra fundación, o bien con los proyectos desarrollados por los emprendedores sociales a los que apoyamos. No se cederán estos datos a otras entidades sin tu previo y expreso consentimiento, salvo por imperativo legal o para cumplir los fines que originaron la comunicación de datos. Puedes ejercer tus derechos de acceso, cancelación, rectificación y oposición mediante comunicación motivada a la siguiente dirección lopd@socialnest.org