La primera vez que escuché  lo de emprendimiento social no lo entendí. Supongo que porque últimamente en este país lo de emprender es una palabra altamente prostituida y porque social, el hecho de mejorar la sociedad, es un concepto que tengo idealizado.

En la vida debemos desaprender, así que decidí retomar el concepto original de emprender. No ese concepto burgués de montarse una empresa con el dinero de los padres, sino la actitud, la generación de ideas, la implicación en un proyecto. Retomar la persona y no la palabra.

Como en todo en este mundo, emprendedores, emprendedoras, hay de todo tipo. Y el social es un tipo bueno, o si esa palabra no es válida porque no puedo decidir sobre el bien y el mal, el social es, al menos, del tipo imprescindible y necesario para mejorar el mundo.

¿Queréis conocer de cerca nuevos emprendedores, inversores, posibles socios europeos? Con Unreasobable at the sea Barcelona tenéis la posibilidad de participar de un gran evento internacional los próximos 25, 26 y 27 de abril. Barcelona se convertirá en el corazón del emprendimiento mundial. HUB Madrid, como...